martes, agosto 29, 2006

 

Elementos básicos de Sociología

El término Sociología tiene dos raíces, la latina “socius” (que significa “compañero”) y la griega “logía” (que significa “estudio de”) por lo que literalmente significa “estudio de los procesos de compañerismo”. En esos términos la Sociología puede definirse como el estudio de las bases de la pertenencia social. Más técnicamente, la Sociología es el análisis de la estructura de las relaciones sociales, tal y como se constituyen en la interacción social, pero ninguna definición es plenamente satisfactoria a causa de la diversidad de perspectivas que caracteriza a la disciplina moderna.

La Sociología es una disciplina científica, es decir, un modo de analizar la sociedad que le separa de otras formas alternativas de saber acerca de la sociedad, como la filosofía social, el análisis periodístico o la ética.

Lo característico de una ciencia es su forma de acceso al conocimiento. Se entiende por “ciencia” el estudio metódico y sistemático de un determinado campo de la realidad, para comprenderlo y explicarlo.

La Sociología es una forma de conocimiento humano que tiende hacia la comprensión racional y objetiva de una zona de la realidad, lo social, mediante la utilización del método científico. Además, la Sociología es una ciencia social que pretende captar y explicar cómo se desarrolla la vida social y las pautas de conducta que los individuos desarrollan en el interior de la Sociedad. Pretende comprender causalmente los hechos y fenómenos que existen y ocurren en la Sociedad.

Para entender más claramente lo que es la Sociología hay que saber diferenciar dos conceptos que a menudo se confunden en la vida cotidiana: lo social y lo sociológico.

•Lo social, es aquello que surge de la sociedad o está en ella, todo hecho acción que se desarrolla, grupal o colectivamente, en el seno de una sociedad: como una huelga de trabajadores de la enseñanza o una ceremonia de graduación escolar.

•Lo sociológico, es aquello que se deriva del estudio o análisis de tales fenómenos sociales realizado desde la Sociología.

Características fundamentales de la Sociología como ciencia social:

Los principales caracteres de la Sociología como ciencia social son:
1.Es una ciencia empírica. Su conocimiento procede de observaciones hechas sobre la Sociedad concreta. Toma los datos de la realidad social no es pura reflexión vacía.
2.Es una disciplina teórica. Una teoría es un conjunto de proposiciones generales lógica y ordenadamente trabadas que intenta explicar una zona de la realidad. La teoría sociológica universaliza e integra las conclusiones parciales que la investigación empírica aporta. Su tarea es producir generalizaciones, interpretar e interconectar datos y lanzar hipótesis cuya última validez sólo será verificada mediante estudios empíricos posteriores.

La teoría es como una red que la persona teje para apresar el mundo de la observación, para explicarlo, predecirlo e influir sobre él.

Las teorías constituyen “herramientas intelectuales que permiten organizar los datos de modo tal que puedan hacerse inferencias o transiciones lógicas de un conjunto de datos a otro; sirven como guía para la investigación, explicación, organización y reproducción de los hechos observables.”

3. Es una disciplina abierta. Esto significa que no es dogmática, es decir que nada puede aceptarse de ellas por algún principio de autoridad. Todas las proposiciones sociológicas pueden y deben ser reexaminadas a la luz de los resultados de nuevas investigaciones. Esta apertura hace que sea, también, una disciplina cumulativa (que va acumulando conocimientos). Esto supone que los datos, las hipótesis o las teorías más elaboradas (tengan un mayor alcance) incluyan a las que tengan menos alcance. Las explicaciones teóricas más plausibles (más contrastadas empíricamente) deben ir superando y eliminando a las menos satisfactorias.
4.Es una disciplina cuya metodología es moralmente neutra. Sus proposiciones empíricas y teóricas sobre la realidad social deber ser propuestas de forma objetiva, racional y sistemática, sin tomar partido moral aparente. Aunque las motivaciones más profundas de los/as sociólogos/as sea una preocupación ética por la condición humana en su dimensión social.
5.Es una crítica de la Sociedad. El sociólogo debe estudiar su objeto social con independencia de los intereses creados que comprometan su objetividad. La indagación de la naturaleza de la sociedad humana se convierte en crítica de la sociedad y hace de la Sociología una disciplina incómoda para muchos. La crítica social será más efectiva cuanto más se apoye en la argumentación sociológica.

¿QUÉ ES LA INTERPRETACIÓN SOCIOLÓGICA?

La interpretación sociológica es un modo de pensar. Es el discurso producido por las personas que siguen una metodología sociológica (generalmente los sociólogos/as) en su estudio científico de la realidad social.

En el estudio de la realidad social podemos interpretar “lo social” en dos niveles:

1.Holístico o estructural, que abarca el nivel macrosociológico o aquél en que la persona se pone en relación directa con la estructura social y el conjunto de pautas sociales suficientemente estables que actúan sobre la acción de los individuos. Se manifiesta cuando hablamos de clases sociales o de grandes colectivos o grupos secundarios y en situaciones tales como el sentimiento de nacionalidad o la estructura y posición de clase, o en las categorías sociales como estudiantes de la Universidad de Cádiz.
Los enfoques holísticos ponen énfasis en el estudio globalizado de la Sociedad y sus instituciones. Sus representantes clásicos son Durkheim y Marx.

2.Interaccionista, que se centra en el nivel microsociológico de las relaciones o interacciones sociales directas entre las personas en diferentes situaciones y escenarios sociales. Sus manifestaciones se hacen explícitas a nivel de las relaciones cotidianas y concretas entre los agentes de la realidad social, dentro de los grupos primarios o instituciones sociales.
Los enfoques interaccionistas contemplan el contexto microsocial, de análisis de la relación social a pequeña escala y enfatizan la manera en que los individuos atribuyen sentido a sus acciones y construyen sus propias relaciones. Sus principales exponentes son: la Sociología comprensiva (interpretativas) de Weber y el enfoque interaccionista de Mead.

La interpretación sociológica debe integrar estas dos formas de aproximarse a lo social por lo que la Sociología se puede definir como “la ciencia que tiene por objeto el estudio de la Sociedad humana y las relaciones sociales, tanto al nivel del funcionamiento de la estructura social o entramado de grupos e instituciones sociales, como de la acción social desarrollada por las personas en su interior”.

El marco teórico de la Sociología recoge los siguientes aspectos:

a)La naturaleza de lo social, que debe precisar qué es lo que constituye la sociedad, qué partes la integran y cuáles son las relaciones que se establecen entre dichas partes.
b)La división social del trabajo, donde se expliquen los factores que dan origen a la estratificación social y los nuevos criterios de diferenciación social, junto a las consecuencias que ello tiene a nivel personal y social.
c)Las relaciones entre los individuos y la sociedad, que contemple la estructura y su coacción sobre las prácticas sociales y una acción humana desarrollada de manera volitiva (por la voluntad) y consciente, bajo la influencia más o menos significativa de las estructuras.
d)El conflicto y el cambio social, incluidos los aspectos del poder y del estado.
e)Respecto a la Sociología de la educación, destaca el lugar de la educación en el conjunto de la sociedad, donde se consideren las aportaciones fundamentales realizadas en el campo de la Sociología de la Educación.


DESARROLLO DE LA INTERPRETACIÓN SOCIOLÓGICA

1.Contexto en que surge la Sociología

“El modo de pensar sociológico nació como fruto de un proceso y en el interior de un determinado contexto. Como cualquier acontecimiento histórico es el resultado de múltiples causas. Y en tanto que práctica intelectual, son muy diversos los razonamientos, argumentos, teorías, etcétera que propiciaron su génesis” (Rodríguez-Zúñiga, 1986, pág. 20).

La interpretación sociológica adquiere su carácter científico en la segunda mitad del siglo XVIII, como consecuencia de la reflexión sobre el cambio que produjeron las revoluciones sobre las formas de vida tradicionales. Por un lado, la revolución industrial (1760), modificó las formas de producción, consolidándose el capitalismo de cuyas manos haría su aparición la industrialización y el urbanismo, con las grandes concentraciones de personas en torno a las fábricas, surgiendo comportamientos y problemas nuevos. Por otro lado, la Revolución Francesa (1789) que vino a trastocar todo el sistema de valores y privilegios de clase reinantes hasta el momento. Una nueva clase social va a emerger, la burguesía, sobre la que se asienta la sociedad, nuevas formas de organización social y política.

Las ciencias físico-naturales ya había adoptado el método científico desde el Renacimiento por ello interpretaba los fenómenos por procedimientos empíricos, de experiencias y comprobaciones, en el que la observación de la naturaleza predomine sobre la reflexión y el uso de la razón (la inducción). La aplicación de métodos científicos, provenientes de las ciencias naturales, dio como resultado la aparición de nuevas vías de estudio e investigación. Se generaliza en el siglo XVIII la idea de que la sociedad, como la naturaleza, está sometida a un conjunto de leyes que regulan el devenir social y de la historia. Se empezó a entender, la interpretación sociológica como el estudio por procedimientos científicos del conjunto de leyes fundamentales propias de los fenómenos sociales. A continuación vamos a hacer un recorrido por el desarrollo de la interpretación sociológica.

2.Los precursores: Saint-Simon (1760-1825) y Comte (1798-1857)

Claudio Henry Saint-Simon era un aristócrata francés cuyo pensamiento social influyó notablemente en muchos de los pensadores sociales clásicos, especialmente en Augusto Comte que fue su secretario personal y su sucesor intelectual. Fue una figura en la encrucijada entre el Antiguo régimen y el mundo Moderno. Tiene una concepción evolucionista de la Sociedad. Concibe la historia de la sociedad humana como el paso por tres fases:
•esclavitud y politeísmo;
•feudalismo y monoteísmo;
•industrialismo y positivismo.

Saint-Simon creía que la aplicación del método positivo, importado de las ciencias físicas, mediante la organización científica de la sociedad iba a ser la solución a los problemas derivados de la naciente sociedad industrial (su idea procedía de la observación de la revolución industrial inglesa).

Augusto Comte desarrolló las ideas de Saint-Simon sobre la ciencia de lo social y fue el primero que utilizó el término “Sociología”. En su libro "Curso de filosofía positiva" (1842) señala que “Sociología es "un término nuevo, exactamente equivalente a mi expresión ya introducida de física social, con el fin de designar (...) el estudio positivo del conjunto de las leyes fundamentales propias de los fenómenos sociales”.

En efecto, como buen positivista, creía que sólo es científico aquello que tiene por objeto una realidad empíricamente observable y con la finalidad de establecer leyes que expresen relaciones formales entre los fenómenos. Lo que pretendía era establecer leyes similares a las de Boyle-Mariotte, por ejemplo, que señala que la presión y la velocidad de los gases son proporcionales a su temperatura, pero para hechos sociales. Comte desarrolló su física social para luchar contra las filosofías negativas (Ilustración) y la anarquía, que según él, reinaba en la sociedad francesa.

Según Comte, la Sociedad podía estudiarse en sus estados estático y dinámico: como en las ciencias físicas, había una estática social, relacionada con los aspectos de la estructura u orden social y una dinámica social, relativa a los del progreso y al cambio social. Para él, la dinámica social era la reforma social y no la revolución, a su juicio la evolución natural de la Sociedad mejoraría las cosas.

De este modo, lo social se percibía desde una visión evolucionista, en el sentido de que los fenómenos sociales van pasando por una serie de estadios o fases de perfeccionamiento sucesivo y gradual, de peor a mejor, de la barbarie a la civilización. Existían así, tres estadios intelectuales en la historia del mundo, que llamaba:
•Teológica (hasta 1300 d.C.): predomina la creencia de que los poderes sobrenaturales son la raíz y el origen de todo.
•Metafísica (de 1300 a 1800 d.C.): en esta etapa, lo principal son las fuerzas abstractas, “la naturaleza”, esta explica todo mejor que los dioses.
•Positiva (A partir de 1800 d.C.): en este estadio se cree en la ciencia.

Y, al igual que Saint-Simon, terminó pensando que, en esa fase positiva, debería surgir una nueva religión, cuyos sacerdotes serían los sociólogos.

En el terreno de la educación, Comte plantea la primera teoría sociológica de la educación, que se fundamenta en la idea de que el sistema educativo constituye el órgano clave para la uniformización e inculcación del conjunto de hábitos de pensamiento y comportamiento, en los que radica la fuerza cohesiva de la Sociedad.

Esta idea, como el núcleo del pensamiento sociológico inicial, parte de Saint-Simon, la desarrolla Comte y la sistematiza Durkheim (Lerena, 1985: 82 y ss.).

3.Carlos Marx (1818-1883)

Carlos Marx, nace en Trevéris (Alemania) en el seno de una familia burguesa, de origen israelita. Se doctoró en filosofía con una tesis sobre Epicuro en la Universidad de Berlín. Marx piensa que la Sociedad se constituye por la necesidad que tienen los seres humanos de entrar en relación mutua para producir los bienes y servicios con que satisfacer sus necesidades: el origen de lo social se halla en la producción.

En su famoso prefacio del libro “Contribución a la Crítica de la Economía Política" (edición de 1859) expone esta tesis con sus propias palabras:

“...en la producción social de su existencia, los hombres entran en relaciones determinadas, necesarias, independientes de su voluntad; estas relaciones de producción corresponden a un grado determinado de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales. El conjunto de estas relaciones de producción constituye la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la cual se levanta una superestructura jurídica y política y a la que corresponden formas sociales determinadas de conciencia. El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social, política e intelectual en general. No es la conciencia de los hombres la que determina la realidad; por el contrario, la realidad social es la que determina su conciencia. Durante el curso de su desarrollo, las fuerzas productoras de la sociedad entran en contradicción con las relaciones de producción existentes (...) Entonces se abre una era de revolución»

Según esta metáfora arquitectónica, la sociedad es un edificio que tiene en sus cimientos el modo de producción material, es decir el conjunto y grado de desarrollo de las relaciones de producción y fuerzas productivas de que disponga, y en los pisos altos la estructura del estado y las formas de conciencia social o ideologías. La relación entre las partes no está del todo aclarada por Marx, que unas veces hablaba de determinismo de la base económica respecto a la superestructura jurídico-política, y otras de relación dialéctica o mutua entre las diferentes partes. De hecho, esta determinación base-superestructura da lugar a diferentes interpretaciones dentro del marxismo, desde los análisis mecanicistas del determinismo económico, realizados por las 2ª y 3ª Internacionales, por los que la superestructura viene determinada por la base económica; a los enfoques humanistas que resaltan que existe una relación dialéctica entre la base y la superestructura, o que las formas de conciencia social y la estructura política inciden también sobre el modo de producción.

La posición del filósofo francés comunista Louis Althusser, que ve la determinación de la base económica sólo en última instancia, va a tener una gran importancia en Sociología de la Educación, al inaugurar los enfoques que consideran que la reproducción de la sociedad se lleva a cabo primordialmente a través del aparato ideológico escolar.

La teoría de clases de Marx se basa en su materialismo histórico, es decir, en la aplicación del materialismo dialéctico a la sociedad, a la historia. Una clase social está constituida por las personas que ocupan una posición similar en las relaciones de producción, bien porque posean la fuerza de trabajo o bien los medios de producción. Esto supone un modelo de clases de tipo relacional y dual, ya que a cada modo de producción le corresponden dos grandes clases que son antagónicas entre sí y tienen su razón de ser en esa relación de oposición (lucha de clases). Pero, además, en cada sociedad existen una serie de clases o fracciones de clase subsidiarias o marginales y restos de otros modos de producción. Así, por ejemplo, en el capitalismo son clases fundamentales la burguesía y el proletariado, mientras la pequeña burguesía o los jornaleros agrícolas son fracciones respectivas de tales clases y la aristocracia un producto del modo de producción feudal, ya caducado. El grado en que una clase constituye una entidad homogénea es históricamente variable, dependiendo de las coyunturas y trayectorias históricamente variable, dependiendo de las coyunturas y trayectorias históricas, con periodos en que la lucha de clases es más patente que en otros.

La Sociología de Marx es una Sociología del cambio. Conforme se desarrollan las fuerzas productivas, entre otras causas por el avance del conocimiento científico éstas entran en contradicción con las relaciones de producción, llegando un momento en que se abre una etapa de revolución social. Este cambio social es producto de la lucha de clases (revolución) y el papel protagonista lo reserva para la clase que históricamente aparece sojuzgada parece por la clase dominante, qué tiene la tarea de liberar a la sociedad de esa dominación. En la sociedad capitalista, la teoría de Marx otorga a la clase obrera el papel de agente universal y definitivo de liberación, ya que al liberarse a sí misma de la opresión capitalista, acabará también con cualquier otro tipo de opresión.

Las relaciones de clase son el eje vertebral alrededor del cual se distribuye el poder político y sobre el que la organización política se asienta. La superestructura es para Marx algo que se monta sobre la base económica, de donde surgen las clases sociales.

En todas las sociedades, las clases dominantes desarrollan formas ideológicas que legitiman su dominación: la clase que tiene los medios de producción material a su disposición, tiene al mismo tiempo medios de producción cultural.

El Estado, como parte de ella, tiene un carácter de clase: es la organización de una clase como clase dominante en la sociedad. Desde esta perspectiva, la educación, como servicio público dentro de la esfera del Estado, tiene un claro y preciso carácter de clase y sirve a los intereses de la clase dominante. Por ello, cuando se trata de definir el carácter de la relación entre sistema educativo y clases sociales, surgen del marxismo las teorías de la correspondencia y las de la reproducción.

Seguramente, para la Sociología de la Educación, Marx es más importante por lo que no dijo que por lo que llegó a decir sobre la educación. Son su método y su teoría los que, aplicados al estudio de la educación, han dado y pueden seguir dando resultados de interés.


4.Emilio Durkheim (1858-1917)

Como ya se ha señalado, Emilio Durkheim se considera uno de los “padres fundadores” de la Sociología y el fundador de la Sociología de la Educación. De hecho fue el primero en desempeñar una cátedra universitaria de esa materia y en otorgar a la disciplina un campo investigador socialmente reconocido, con un estatuto teórico y metodológico propios.

En su libro "Las Reglas del método sociológico", Durkheim señala que el objeto de la Sociología es el estudio de los hechos sociales. Considera que hecho social es “toda manera de hacer con existencia propia y susceptible de ejercer una coacción externa sobre el individuo”. Ejemplos de hechos sociales son: el saludo, la manera de vestir o de comer o, incluso, el suicidio.

Como realidades sociales y no individuales que son, los hechos sociales deben ser tratados como cosas. Durkheim desarrolla: el positivismo, el evolucionismo social y el organicismo alemán.

Durkheim mantiene una visión holística o globalizadora de la sociedad al igual que Marx. Considera que lo más importantes hechos sociales son las normas y valores colectivos. Durkheim no se para a analizar el individuo aislado, sino la sociedad como un todo y considera que lo social viene constituido por la solidaridad: “las afinidades y la cooperación entre las personas que permiten que exista la sociedad”.

En su obra “La división social del trabajo”, Durkheim concibe la sociedad inserta en un proceso evolutivo por el que la sociedad va a pasar de un estado de solidaridad mecánica a uno de solidaridad orgánica.

La solidaridad mecánica es una solidaridad basada en la semejanza, por la escasa diferenciación interna, y caracterizada por la fuerte cohesión producida por una conciencia común de carácter religioso que mantiene unida a la sociedad o grupo. La solidaridad mecánica predomina en las sociedades atrasadas, en los grupos primarios y en las comunidades.

Con el crecimiento demográfico y la evolución técnica y social, las sociedades se hacen más complejas y sus tareas más especializadas, produciéndose una creciente división del trabajo social. Aparecen así, sociedades donde predomina la solidaridad orgánica.

La solidaridad orgánica es una solidaridad basada en la interdependencia de una serie de sujetos diferentes que realizan un trabajo especializado y que, por lo mismo, cada cual va a requerir del concurso de otros individuos para poder vivir.

En estas sociedades, con una moralidad más universal, las relaciones de interdependencia sustituyen a la conciencia colectiva (propia de la solidaridad mecánica), se relajan los lazos entre los individuos y crece la desigualdad; llegándose a producir, incluso, situaciones de anomia o “ausencia de normas de referencias con las que actuar y desenvolverse socialmente”.

A diferencia de Marx, Durkheim ve los problemas de la sociedad moderna industrial basada en la solidaridad orgánica solucionables a través de la reforma. En esta reforma de la sociedad, la educación tiene reservadas dos funciones primordiales:

1)El desarrollo de la moral colectiva, como nuevo cemento social en sustitución de la religión. No hay que olvidar el contexto en que Durkheim desarrolla sus trabajos: la Francia de la Tercera República, en plena reconstrucción de los efectos de la derrota ante la Alemania de Bismarck, donde Ferry (Ministro francés) despliega la "Escuela Nacional" como instrumento político para la creación y el renacimiento de una moral nacional.
2)La formación diferencial, es decir una formación diferente para cada persona según quiera ocupar un determinado tipo de empleo, entre los existentes en la nueva división social del trabajo resultante de la revolución industrial. La progresiva complejidad social hace necesario un funcionamiento basado en la complementariedad de tareas mediante la solidaridad orgánica.

La función de cohesión social le corresponde ahora a la educación que, a través de la transmisión de la cultura o pautas de conducta, normas y creencias socialmente aceptadas y de la formación para los diferentes empleos, prepara para la interdependencia funcional en una sociedad cada vez más compleja.

Durkheim no se detuvo a analizar la estratificación social, ni tampoco el concepto de ideología. Sin embargo, desde su perspectiva holística, que confiere un valor determinante al grupo sobre el individuo, se podría equiparar su idea de la religión y la educación al concepto de ideología, ya que, como creencias y valores, los considera elementos de cohesión nacional.


5.Max Weber (1864-1920)

Para Weber la naturaleza de la sociedad se sitúa en la acción social, es decir, “toda conducta humana que tiene sentido o motivación y está dirigida hacia otra persona o grupo. Cuando la acción social es recíproca entre dos o más individuos, aunque el significado implícito no sea compartido, existe una relación social.

Según Weber, existen cuatro tipos de acción social:
1)Racional con arreglo a fines, cuando la acción está orientada a obtener metas o fines concretos y buscados.
2)Racional con arreglo a valores, cuando la conducta viene determinada por la creencia consciente en valores éticos, estéticos o religiosos.
3)Afectiva, cuando son motivos y estados sentimentales los que determinan la acción.
4)Tradicional, cuando la acción viene determinada por una costumbre arraigada.

Para Weber la Sociología es una ciencia que se ocupa de la comprensión interpretativa de la acción social. Weber entiende que la Sociología es tan solo una interpretación del sentido que los procesos sociales tienen para los actores sociales. Su obra más significativa es “Economía y Sociedad” donde desarrolla su interpretación sociológica de muchos temas socioeconómicos.

La teoría de la estratificación social de Weber establece tres dimensiones:

CLASE
(Posición económica) lo económico El mercado: situación de intercambio recíproco y directo que implican una acción económica tendente al beneficio. La posición en el mercado es una situación objetiva.
STATUS
(Posición social) lo social Percepción intersubjetiva. Los grupos de status son los van a posicionar a la persona dentro de su grupo o en otro grupo externo.
PARTIDO
(Poder) lo político La autoridad. Una serie de creencias sociales hace que una persona situada en una determinada posición en una relación intersubjetiva domine la conducta de otra que está situada en otra posición en la relación.

Una clase es el conjunto de individuos que comparten la misma situación de mercado, que tienen objetos similares de intercambio y los mismos atributos que ofrecer en ese mercado. Es una situación objetiva y gradual; es decir, que se puede establecer con objetividad, asignando los individuos que concurran a un mercado a un determinado estrato. Por ejemplo, mediante el nivel de ingresos o rentas de una persona, podemos establecer una clase alta, otra media y otra baja, en función de unos estratos (niveles) de renta.

El estatus se refiere a las valoraciones que las otras personas hacen de ella y de su posición social, atribuyéndole algún nivel de prestigio social. Es una situación subjetiva. Los grupos se van distinguir mediante peculiares estilos o modos de vida y puede que establezcan límites o restricciones a que otras personas tengan determinadas relaciones con ellos.

El poder se apoya socialmente en la legitimidad, es decir, “aquellas creencias que fundamentan y dan validez a una relación de dominación, que le sirven de justificación y le dan una estabilidad superior a la que pudieran darle el interés, el afecto o la costumbre.

Toda relación de dominación puede basarse en tres modelos o tipos ideales:

a) Tradicional: la obediencia se basa en la creencia en la superioridad de la edad o la santidad. Es propia de grupos o sociedades atrasadas.
b) Carismática, la obediencia se basa en la creencia de la existencia de unas cualidades excepcionales del líder (carisma)
c) Legal, la obediencia se basa en la existencia de unos preceptos jurídicos, formalmente establecidos y en una burocracia técnica, en cuya formación la educación juega un papel fundamental.

Para Weber, la expansión de la burocracia en el capitalismo moderno es causa y efecto a la vez de la racionalización de la sociedad. Una tendencia fundamental de la sociedad capitalista occidental.

En educación, Weber plantea tres cuestiones básicas:
1. La homología estructural entre la Iglesia y la Escuela.
2. El establecimiento de tres tipos de educación (carismática, humanística y especializada) en correspondencia con los tipos de dominación.
3. Las relaciones entre la Escuela y Burocracia, que desarrolla el concepto de educación especializada, en relación con los cuerpos burocráticos del Estado y la instrucción especializada de los expertos.


5. George H. Mead (1863-1931)

La importancia de este autor radica en que aporta el fundamento teórico del interaccionismo simbólico, parte integrante de la Sociología interpretativa, y uno de los paradigmas sociológicos contemporáneos. Mead veía en los gestos, expresiones y palabras utilizadas en la interacción entre los seres humanos la base de lo social. El mi mismo (Self) o yo social, surge del proceso de interacción social con otros seres humanos. El contenido simbólico de gestos y palabras debe ser compartido en el contexto cultural en que se desarrollan: al aprender a utilizarlos y compartirlos nos insertamos como miembros en una cultura común, reconstruida permanentemente en cada proceso de interacción.


6. Los paradigmas sociológicos actuales

Para Guerrero Serón, los tres grandes modelos existentes hoy en día en el terreno de la Sociología son: el funcionalismo, el marxismo y la Sociología interpretativa. Conviene saber que cada paradigma utiliza una metodología de análisis de la realidad social diferente. Usan unas técnicas de investigación social y no otras, en consonancia con sus interpretaciones de lo social ya que ponen el acento en diferentes concepciones teóricas.


¿CÓMO SE TRABAJA EN SOCIOLOGÍA DE LA EDUCACIÓN? (MÉTODO)

La Sociología, como ciencia que es, trabaja utilizando el método científico, es decir, se trata de una forma de actuación que se orienta a ampliar el conocimiento de la realidad social. En el caso concreto de la Sociología de la Educación se restringe al ámbito de lo socioeducativo y la Escuela (como institución social).

El método, como procedimiento general, está constituido por unas etapas generales de actuación que forman su contenido y por las técnicas o procedimientos concretos, operativos, para realizar en un caso determinado las fases generales de actuación en cuestión. En concreto, el método científico social consiste en formularse interrogantes sobre la realidad social, basándose en la observación y en las teorías ya existentes; en anticipar soluciones a estas cuestiones y en contrastar, con la misma realidad, dichas soluciones previas o hipótesis, mediante la observación de los hechos sociales, su clasificación y su análisis.

Las fases de toda investigación son cuatro:

1. Planteamiento y delimitación del tema o problema a investigar.
Una idea, un problema, una intuición, son o pueden ser el punto de partida de una investigación. No obstante, si se quiere que esta sea fructífera debe de desarrollarse el tema lo más posible, expresando todo lo que abarca y en el caso que sea un estudio sobre lo social se debe relacionar con alguna teoría sociológica preexistente.

2. Diseño sobre el papel de la investigación en todas sus fases.
Esta fase comporta una serie de puntos que deben plasmarse en un proyecto o memoria de investigación, que son:
2.1. Delimitación de los objetivos de la investigación.
2.2. Delimitación del universo de estudio.
2.3. Delimitación del tamaño de la muestra y tipo de muestra a utilizar.
2.4. Selección de los indicadores adecuados.
2.5. Determinación del método de recogida de datos.
En este punto es cuándo se va a decidir qué técnica se va a utilizar. El criterio más importante es decidir si se va a hacer mediante observación externa o mediante informes verbales de los actores sociales. Debe seleccionarse el método de recogida de datos más adecuado al conjunto de la investigación. Las técnicas más utilizadas en la recogida de datos son:
2.5.1. La encuesta. Basada en informes verbales de los entrevistados en cuestionarios cerrados.
2.5.2. Entrevistas. Igual que la encuesta pero utilizando cuestionarios no formalizados.
2.5.3. Observación. Recoger los datos mediante la observación directa.
2.5.4. Utilización de datos secundarios. Uso de archivos, estadísticas oficiales o recogidas por otros investigadores.
2.5.5. Análisis de contenido. Los datos recogidos son productos humanos contenidos en los medios de comunicación.
2.5.6. Técnicas no reactivas. Se basan en la observación de productos de la persona realizando inferencias indirectas.
2.6. Determinación del método de análisis de los datos

3. Recogida de los datos.
Esta fase consiste en la ejecución de lo previsto en el planteamiento de la investigación. Supone:
3.1. Seleccionar la muestra de unidades del universo delimitado de acuerdo con el tipo de muestreo previsto con el tamaño fijado.
3.2. Construir los elementos de medida adecuados.
3.3. Adiestrar a aquellas personas que van a encargarse materialmente de recoger los datos.
3.4. Recoger materialmente los datos.

4. Análisis de los datos
A la hora de analizar los datos conviene distinguir si el análisis lo vamos a hacer desde una perspectiva cualitativa o desde una perspectiva cuantitativa.

Desde una perspectiva cualitativa (cualidad) la persona que investiga buscará mostrar (no demostrar) la plausibidad de sus intuiciones o hipótesis. Se interpretarán los resultados después de un análisis cuidadoso y se aporta como prueba de la veracidad de la interpretación las citas o manifestaciones verbales (en jerga de investigación social “verbatims”) exactas pertinentes.

Los puntos básicos de esta perspectiva son:
1. Énfasis en los aspectos subjetivos e interpretativos del propio actor social.
2. Se persigue recoger las propias explicaciones y descripciones de la gente en su propia terminología, palabras, gestos y conducta.
3. Se pone énfasis en el actor social o en la institución como un todo y se le trata globalmente, no únicamente unos cuantos aspectos o características suyas.
4. La persona que investiga se ve necesariamente implicada en la vida de los sujetos objeto de su investigación en mayor o menor grado.

Desde una perspectiva cuantitativa (cantidad) el análisis es más sistemático y formalista. Se parte de una matriz de datos y luego se llevan a cabo una serie de transformaciones en los datos: una codificación, mecanización, análisis estadísticos (descriptivo, relacional o multivariable) de los mismos y una interpretación del análisis estadístico.

Los puntos básicos de esta perspectiva son:
1. Se postula ante todo la objetividad y neutralidad y la no implicación de la persona investigadora en la vida de sus investigados.
2. El objetivo básico es la explicación y en la mayoría de los casos la búsqueda de causas.
3. Intenta recoger y medir los datos que están en la realidad social y tratar los fenómenos sociológicos como hechos, o sea, como algo externo al actor social.
4. Se hace un uso generalizado de la cuantificación y del análisis estadístico.


SOCIOLOGÍA PARA MAESTROS

La Sociología se suele conocer tan sólo como la ciencia de las encuestas de opinión, que se realizan para predecir los resultados electorales o saber la opinión de la gente sobre tal o cual hecho de actualidad. Pero la Sociología es más que eso.

En magisterio y otras carreras universitarias se imparte al objeto de dotar a sus alumnos/as de instrumentos teóricos y analíticos del contexto social y, en el caso de los estudios y facultades de Sociología, para reproducir la propia profesión.

La Sociología tiene, además un significado práctico e implicaciones concretas para nuestras vidas. Como señala Giddens (1989), nos puede ayudar a comprender las situaciones sociales, a considerar las diferencias culturales, a la hora de la evaluación de los efectos de las prácticas políticas y como un instrumento utilísimo en el aumento del auto-conocimiento acerca de nuestra identidad y sus relaciones con nuestro entorno.

Comments: Publicar un comentario en la entrada



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?